Las clínicas jurídicas de los derechos humanos

I.- Justificación

A pesar de la creciente demanda de los estudiantes y juristas de una formación especializada en derechos humanos, la oferta sigue siendo muy limitada.  A menudo, es teórica y excluyente de todas las metodologías prácticas e interactivas, que son capaces de incitar el pensamiento crítico y la capacidad de análisis de los estudiantes sobre la trascendencia de la ley,  de los tribunales y de la sociedad civil en la promoción de los Derechos Humanos. La Universidad, incluso en lo que se refiere a los Derechos Humanos, a menudo, está despegada del mundo real y de las experiencias de las víctimas de las violaciones de los Derechos Humanos y de los actores de la sociedad civil, defensores y promotores de dichos derechos.

Un estudio de Pilnet (en colaboración con la Agenda jurídica) sobre los abogados comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos y la promoción de la justicia social en el mundo árabe, ha demostrado una creciente demanda de implicación en la defensa de los Derechos Humanos entre los estudiantes y los jóvenes abogados. Sin embargo, este entusiasmo es,  a menudo, coartado por diferentes obstáculos; el más oneroso es la ausencia de una formación adecuada, que  les permita utilizar eficazmente todos los medios y estrategias existentes para hacer progresar los Derechos Humanos y la justicia social. 

Parece que las profesiones jurídicas, en general, y la abogacía, en particular, animan y apoyan  muy poco a quienes consagran sus carreras a la defensa y a la protección de los Derechos Humanos. Dos factores profundizan la fractura entre los abogados comprometidos y el resto de las profesiones jurídicas. En primer lugar, los estudiantes de derecho desprecian el compromiso con la defensa de los Derechos Humanos. En segundo lugar, los canales de comunicación y de intercambio entre las facultades de derecho y el mundo asociativo es muy limitado o inexistente.

El desarrollo de la enseñanza clínica del derecho ha aportado respuestas  a cuestiones similares en América Latina, en Europa del Este y en países de la región Mena, como Egipto y Palestina. Las clínicas de los Derechos Humanos en las facultades de derecho combinan enseñanza teórica y experiencia de terreno, consistente en ofrecer servicio jurídico a clientes que lo necesiten o a asociaciones no lucrativas. Este enfoque permite a los estudiantes implementar su aprendizaje sobre casos reales, tutorizados por  el profesor clínico. Estas experiencias ponen de relieve la contribución de la enseñanza clínica en:

  • Afianzar la capacidad de los estudiantes que quieran ampliar su conocimiento y competencias prácticas y adquirir experiencia de terreno, trabajando con personas indigentes, con víctimas de violaciones de Derechos Humanos y con organizaciones no gubernamentales;
  • Aportar ayuda gratuita y asistencia a las personas marginadas o vulnerables, así como un apoyo a las ONGs;
  • Poner a los estudiantes ante las situaciones reales y los problemas de las víctimas de la violencia, de la discriminación y de la pobreza, permitiéndoles, igualmente, beneficiarse de la experiencia de los defensores de Derechos Humanos experimentados. Esto permite, evidentemente,  la sensibilización de los estudiantes de la clínica sobre los verdaderos retos de los Derechos Humanos en su contexto, la creación de nuevas vocaciones y la generación del compromiso en favor de los más vulnerables y las víctimas de las violaciones de los Derechos Humanos, lo que,  a su vez,  favorece el desarrollo de las profesiones jurídicas socialmente responsables.    
  • Reducir la falla existente entre las profesiones jurídicas y la sociedad civil, creando vínculos entre las universidades, los abogados, los jueces y otros juristas, víctimas y ONGs. Esta colaboración beneficia a los militantes pro-derechos Humanos, ofreciéndoles un ámbito de trabajo benévolo  y solidario. Ofrece también una seguridad,  esencial en los países donde los defensores de Derechos Humanos son víctimas de acoso por parte de las autoridades o de la hostilidad de algunos grupos de presión.

 

Los profesores de derecho, los abogados comprometidos y las ONGs que hemos encontrado en nuestras actividades y misiones en Marruecos, son conscientes de las ventajas de la formación clínica en derecho. Han solicitado la asistencia de PILnet para el desarrollo de las clínicas de derechos  Humanos en las universidades marroquíes.

En respuesta a esta demanda, el presente proyecto favorece el incremento de las competencias, ofrece asistencia técnica y de consejo a las facultades de derecho, a los profesores y a las ONGs, en su labor de desarrollar la formación clínica en los Derechos Humanos. Será implementado por PILnet y la Comisión regional de Derechos Humanos de Casablanca-Settat, en estrecha colaboración con las universidades y las asociaciones. El proyecto forma parte de un proyecto más amplio de PILnet, que tiene como meta apoyar el desarrollo de las clínicas de los Derechos Humanos en la región Mena, incluidas Túnez y Egipto, en colaboración con las universidades de Canadá,  Francia y Suiza.

 

Están previstas en este marco dos actividades:

En el Foro Mundial de Derechos Humanos de Marrakech, se organizará un taller sobre la enseñanza clínica de los derechos Humanos. Éste será tutorizado por profesores experimentados en la competencia de la enseñanza de los derechos humanos, provenientes de Canadá, Egipto, Estados Unidos, Francia, Suiza y Palestina. Los participantes en el taller son profesores de las facultades de derecho y  activistas de la sociedad civil nacional e internacional.

El objetivo del taller busca familiarizar a los/as participantes con el concepto de clínica jurídica, las modalidades de creación, su funcionamiento y la gestión de la relación con la sociedad civil, las víctimas de las violaciones de los derechos humanos y otros usos potenciales de la clínica. Comprende ponencias y trabajos interactivos de grupo. Se desarrollará entre el 26 y el 29 de noviembre, en Marrakech.

La segunda actividad prevista consiste en la organización de dos sesiones de trabajo; una con los profesores/as de las universidades de Casablanca y de la Mohamedia, y la otra con los profesores/as de la Universidad Hassan I de Settat. Estas últimas están comprometidas en diferentes niveles en el proyecto de creación de clínicas jurídicas. Por eso, las sesiones en las que intervienen versarán fundamentalmente en la discusión de las estrategias concretas de su implementación y evaluar las necesidades del mismo. Estas dos sesiones serán animadas por los expertos invitados al FMDH de Marrakech y tendrán lugar el 1 y el 2 de diciembre, en Casablanca y  Settat.

 

Personas responsables:

  • Soumisha Riaha, Consejo regional de derechos Humanos de Casablanca y Settat, soumisha@gmail.com

Habib Nassar, director Medio Oriente y África del Norte en PILnet: The Global Network for Public Interest Law, hnassar@pilnet.org